Come bien, vive mejor

La combinación de la pirámide y la rueda alimenticia nos ayuda a saber qué alimentos tomar y la frecuencia a la hora de comerlos

La pirámide y la rueda alimenticias son elementos gráficos que nos indican cómo llevar una dieta sana y equilibrada. La correcta interpretación de las imágenes contribuye a mejorar nuestros hábitos nutritivos.

Pirámide alimenticia

Imagen extraída de Google Images

Imagen extraída de Google Images

La pirámide alimenticia clasifica los alimentos en 3 grandes grupos y los ordena según la frecuencia en la que los debemos tomar.

  • En la base de la pirámide encontramos los alimentos de consumo diario. Se suelen representar en verde y es el grupo que engloba las frutas y verduras, así como los cereales, pasta, arroces, patatas y lácteos.
  • El siguiente grupo es el de consumo semanal. Son alimentos que se deben de tomar unas 3 o 4 veces por semana por su aporte de vitaminas y proteínas que no encontramos en el grupo verde. En esta situación aparecen la carne y el pescado, los huevos, las legumbres y los frutos secos. Este grupo suele estar dibujado en un color amarillo.
  • El último grupo es el que se encuentra en lo alto de la pirámide y representa aquellos alimentos que deben tomarse con una regularidad ocasional. Son los alimentos más grasos y que menos nutrientes aportan a nuestro organismo. Suele estar en color rojo y engloba alimentos como la bollería industrial, los dulces, los refrescos y el embutido (carnes grasas).

 

Rueda alimenticia

Rueda_Alimentos_SEDCA

Imagen extraída de Google Images

La rueda alimenticia ordena los alimentos según los nutrientes que aportan al organismo. Según el tamaño del sector y la disposición de los alimentos, se deben consumir con mayor o menor frecuencia. Actualmente, la rueda se divide en 6 grupos. Los colores en este gráfico representan el aporte nutricional.

  • Grupo I (alimentos energéticos): Cereales, patatas y alimentos azucarados. Aportan glúcidos y algunos pueden aportar fibra. Al encontrarse en mayor tamaño y en la periferia de la sección, se recomienda una mayor ingesta de cereales, patatas y pasta frente al azúcar y derivados.
  • Grupo II (alimentos energéticos): Mantequilla, grasa y aceite. Este grupo aporta lípidos a la dieta. En este grupo, el alimento que se debe consumir en mayor cantidad es el aceite.
  • Grupo III (alimentos plásticos): Carne, pescado, huevos, legumbres y frutos secos. Aportan proteínas y vitaminas. Del mismo modo, son los pescados, legumbres, huevos y ciertos productos cárnicos los que tienen preferencia de consumo.
  • Grupo IV (alimentos plásticos): leche y sus derivados. Aportan proteínas, vitaminas y grasas. Es el queso el que se debe consumir con menor frecuencia.
  • Grupo V (alimentos reguladores): Frutas y hortalizas. Aportan vitaminas, minerales y glúcidos.
  • Grupo VI (alimentos reguladores): Frutas frescas. Aportan vitaminas y minerales.

 

Ambos gráficos también inciden en la necesidad de practicar deporte de forma regulada de manera habitual y consumir entre 6 y 8 vasos de agua diarios para una correcta hidratación.

Con un correcto entendimiento de las dos imágenes se puede seguir una dieta sana, variada y equilibrada que busca alejarse de la monotonía y aburrimiento alimenticio. De esta forma, se consiguen beneficios para la salud y energía para estar activos, concentrados y conseguir también un buen rendimiento deportivo.

Comments are closed.